JoniJnm.es
JoniJnm.es
Imprimir

Contratos prioritarios para empresas con plantillas en riesgo de exclusión

Escrito por www.isencial.com on .

Bienestar apuesta por la cláusula social, ya aplicada en Navarra y el País Vasco, que beneficia a centros de discapacidad e inserción.

El Consistorio estudia priorizar en sus contratos a empresas con plantillas en riesgo de exclusión. Es decir, tanto a los Centros Especiales de Empleo (CEE), integrados por personal con discapacidad, como para las entidades sociales que tengan en marcha proyectos empresariales para personas sin recursos. Así lo aseguró ayer la concejala de Bienestar, Eva Illán, quien ya había adelantado en una entrevista concedida a EL COMERCIO su intención de poner en marcha en Gijón la denominada cláusula social.
Se trata de una fórmula legal que permite a las administraciones «priorizar en sus contratos, con más puntuación, a empresas que cumplan con una función social». La cláusula social existe ya en el País Vasco y en Navarra, pero Bienestar ultima un informe que espera tener listo «a finales de septiembre» para su revisión por los servicios jurídicos municipales «y poder ponerlo en práctica de forma inmediata».
Con esta iniciativa se salvarían los problemas que, desde la entrada en vigor de una normativa europea, estaban sufriendo las entidades sociales al no poder seguir disfrutando de los convenios económicos que anualmente pactaban con cada administración. Con la cláusula social, los acuerdos de financiación tendrían un carácter más estable y se vincularían a programas concretos.
Eva Illán entiende que «lo importante es que entidades que han demostrado sobradamente su buen hacer en el terreno de la discapacidad o de la inserción social puedan seguir adelante con su trabajo», sobre todo, insistió, «porque generan empleo y oportunidades para personas que, de otra forma, lo tendrían muy difícil».
No obstante, insistió en que el informe que prepara «debe ser revisado por los servicios jurídicos, para que tengamos todas las garantías de poder llevarlo a cabo».
Jardines de la Laboral
Las declaraciones de la concejala de Bienestar Social llegaron tras su visita a Una Ciudad para Todos, la entidad social de la que nació la Fundación Municipal de Servicios Sociales y que este año cumple sus 40 años de vida.
Precisamente, Una Ciudad para Todos intentó, durante la pasada legislatura, que esa fórmula se llevara a cabo, pero «no pudo ser», explica el gerente de su CEE, Vegapresas, Carlos Aller, quien llegó a tener «casi cerrado un texto con el equipo de gobierno, pero al final los plazos se superaron».
Aller entregó ayer a Illán un informe realizado por la entidad «en el que recogemos experiencias de otras comunidades con la cláusula social». En él recuerda que ellos mismos fueron beneficiarios en la pasada legislatura de algo similar «cuando Recrea sacó a concurso el cuidado de los jardines de la Laboral. En aquel momento, fue un contrato cerrado a Centros Especiales de Empleo, otra fórmula que permite la ley y que a todos los que trabajamos con personas con discapacidad nos beneficia».
Tal y como él mismo reveló a este periódico hace unos días, el desempleo entre las personas con discapacidad «triplica al resto», por lo que entiende que es necesario priorizar «a las empresas que ofrecemos estos puestos de trabajo».
De hecho, actualmente en Vegapresas están trabajando 60 personas con discapacidad, en una oferta empresarial que no se limita sólo al cuidado de jardines, sino que tiene como estrella al vivero, al que el cliente puede acudir para coger el mismo de la planta el producto que desea, así como la oferta de cocina, protagonizada por la confección de canapés para fiestas y de empanadas comercializadas en panaderías.
Esa línea, de la que este periódico ya anunció su salto al catering, de forma que los trabajadores de Vegapresas no sólo elaborarán los canapés, sino que organizarán las fiestas en las que se ofrezcan, se verá incrementada ahora con el servicio a locales de restauración.
En ese sentido, Carlos Aller aseguró ayer que desde Vegapresas se ha puesto en marcha una nueva división «que consiste en ofrecer catering a las empresas de hostelería». Los primeros contactos han sido con la cafetería del Acuario, a la que se han unido algunas empresas más -sidrerías, cafeterías y vinaterías-, interesadas en adquirir tanto las empanadas «como una variante de nuestros canapés, unos menos elaborados y más económicos, para poder ser ofrecidos con sus consumiciones».
En esa nueva iniciativa, Aller, quien ya avanzó que de triunfar la línea de catering se podría triplicar el empleo de la entidad en esa rama -que ahora cuenta con seis puestos en cocina-, espera poder sumar «algún puesto más» de forma inmediata. «Nosotros ofrecemos llevar el canapé directamente al local y eso parece que está calando entre los hosteleros», subrayó.