JoniJnm.es
JoniJnm.es
Imprimir

Logroño, menos accesible

Escrito por PILAR CRIADO FERNANDEZ on .

PILAR CRIADO FERNANDEZ | CONCEJAL DEL PSOE EN EL AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO

El deber de nuestro servicio a la sociedad nos obliga a incluir a personas con otras capacidades dentro de la mayor normalidad posible, apoyándoles o poniendo los recursos necesarios para ello. Y a ser posible, que esos recursos, a su vez, sean normalizados y públicos.

Durante muchos años, en los diferentes Planes Municipales de la Discapacidad, y a través de las diferentes mesas de la misma, los trabajadores del polígono de la Portalada que acuden al centro de Asprodema han estado reivindicando un transporte normalizado, para ellos y para otros trabajadores del mismo polígono, de forma que acudieran a su trabajo de una forma normal.
En el anterior periodo del Ayuntamiento, durante la Primera Semana de la Discapacidad, fuimos testigos de esta reivindicación en el pleno del Ayuntamiento. Y varios concejales, tanto de aquel equipo gobernante como de la oposición, se acercaron a dicho polígono y constataron la necesidad de este servicio público.
Para ello se hizo el esfuerzo de desarrollar una línea de autobús que cubriera este polígono, para favorecer a los trabajadores del mismo, y en especial a los discapacitados. En el Plan de Movilidad, el anterior concejal de Movilidad explicó cómo se financiaba esta línea, sin que supusiera un incremento de gastos del Ayuntamiento. Sin embargo, no ha pasado un mes cuando el actual Ayuntamiento del PP ha rescindido este servicio que tanto había costado poner para ayudar a las personas que más lo necesitan de nuestra sociedad. A cambio, se van a crear otras líneas que cubran los trayectos a determinados colegios privados, cuyas familias suelen tener recursos económicos suficientes y a los que, por ejemplo, no acuden alumnos de otras nacionalidades que tienen que ser atendidos en los centros públicos. Esta es una diferencia palpable entre las diferentes formas de gobernar entre la izquierda y la derecha: mirar a quien se sirve.
Con esta medida hemos hecho de Logroño una ciudad menos accesible y hemos quitado un servicio público y normalizado para personas con discapacidad.
Yo pediría a los actuales responsables de esta medida que se repasen los Planes Municipales de Discapacidad, las diferentes leyes que protegen a los discapacitados (Ley 51/2003 sobre Igualdad de Oportunidades), y el Informe de la Defensora del Pueblo de la Rioja en su Memoria del 2008, donde insta a las administraciones a «mejorar todos los aspectos referentes al transporte urbano, de cara a satisfacer plenamente la necesidad del derecho a la movilidad individual» de estos ciudadanos para el desarrollo de su plena autonomía.
Esta actuación va en contra de todas ellas. Se trataba de un derecho conseguido, tras muchos años de reivindicaciones del Cermi y de otras asociaciones que tienen centros especiales de empleo.
Yo insto al Cermi, a Asprodema y a las demás asociaciones a que no tengan miedo a reivindicar sus derechos, tal como me han manifestado, sabiendo que contarán con nuestro apoyo. El actual equipo de Gobierno debe replantearse esta medida. Y dar solución, con servicios públicos normalizados, y no con medidas especiales, a ciudadanos que tienen los mismos derechos que los demás.
Este es un ejemplo de austeridad mal entendida: favorecer a unos a consta de los más débiles de la sociedad, con la disculpa de la rentabilidad. Y encima, con la excusa de que el anterior equipo de Gobierno malgastaba el dinero.
Estaremos atentos a ver cómo van a deteriorar los servicios públicos y a reclamar frente a cualquier ataque a los mismos.
Y seguro que dicen que el Gobierno anterior tiene la culpa de todo, como hasta ahora.