JoniJnm.es
JoniJnm.es
Imprimir

Los ocho centro especiales de empleo dan trabajo a más de cien personas

Escrito por www.isencial.com on .

 Los ocho centro especiales de empleo dan trabajo a más de cien personas

El objetivo principal de los centros especiales de empleo es asegurar un empleo normalizado y remunerado a sus trabajadores, a la vez que se favorece la integración.

Marta Martín Gil

Si encontrar trabajo hoy en día en España es misión imposible para los más de cuatro millones de parados registrados en las listas del INEM, lo es aún más para aquellas personas que, además, poseen algún tipo de discapacidad, ya sea física o psíquica.
Pero este colectivo encuentra una salida en los centros especiales de empleo, empresas cuya finalidad es asegurar un empleo normalizado y remunerado a sus trabajadores discapacitados, a la vez que se favorece su integración social.

En Ávila existen ocho centros de este tipo. Y entre todos dan ocupación en la capital a 111 personas con algún tipo de discapacidad física o psíquica.
El que emplea a un mayor número de personas es Sinbarreras, una empresa con cinco años de experiencia ubicada en el polígono industrial de Vicolozano con una plantilla de 42 personas. «De ellas, 38 tienen algún tipo de discapacidad», nos explica Nuria López, trabajadora social de Sinbarreras, que explica también que la empresa se dedica a la lavandería industrial, dando servicio a hospitales, residencias, hoteles y restaurantes no sólo de Ávila sino, también, de las vecinas Madrid y Segovia.
Y al sector de la lavandería industrial también se dedican las once personas con discapacidad empleadas por Promoción y Gestión Sociolaboral, el centro especial de empleo ubicado en Martiherrero. La directora gerente del Centro de Educación Especial Santa Teresa, Pura Alarcón, es la encargada de especificar que de esas once personas, ocho poseen algún tipo de discapacidad intelectual («uno de ellos vive en su casa y los otros siete en el centro», aclara) y otros tres, alguna discapacidad física que vive en su casa. «Contamos además con dos encargados sin discapacidad y con un profesor de apoyo», continúa.
Todos ellos trabajan codo con codo en una lavandería industrial que, además de atender al propio centro de educación especial, atiende a 90 clientes repartidos entre hoteles y restaurantes de Ávila y su provincia. «Se pueden llegar a lavar hasta 1.330 kilos de ropa a diario», presume de la efectividad del equipo Pura Alarcón, que menciona también que el centro especial de empleo funciona desde el año 1996.
Más veterano aún es el centro de educación especial de Prensávila, que en la actualidad cuenta con una plantilla de 23 trabajadores. «De ellos, 20 tienen algún tipo de discapacidad», nos aclara Tania Hernández, técnico de jardines de la empresa.
Precisamente el cuidado de los jardines de la capital es una de las especialidades de Prensávila, que también trabaja el sector de la prensa, en lo que a su venta se refiere. «En el campo de la jardinería cuidamos jardines municipales, de la Diputación y de la Junta, y también de obras nuevas», explica la técnico de la empresa, que subraya que algunos de sus trabajadores también se encuentran de cara al público. «Hay cuatro personas en el quiosco de prensa y reprografía de la Escuela de Policía», explica Hernández, que apunta también que cuentan con una persona con discapacidad trabajando en sus oficinas.
Por su parte, Empleodown da trabajo hoy en día a 17 personas, y de ellas, 15 poseen algún tipo de discapacidad. «La plantilla se completa con un técnico y un oficial», recalca Pilar Florencio, presidenta de la Asociación Abulense del Síndrome de Down.
¿Y en qué campos se mueve este centro especial de empleo? Lo cierto es que uno de ellos es muy conocido en Ávila, ya que parte de la plantilla de Empleodown se encarga de la recogida de aceite usado, así como de otro tipo de residuos no peligrosos, metales y voluminosos. «Pero también hacemos reparto y buzoneo, así como trabajos de limpieza», defiende Florencio su proyecto.
El listado de centros especiales de empleo de Ávila continúa con el de Aspaym (la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos), nacido en el año 2002. «Damos trabajo a once personas con discapacidad», relata David González, coordinador de la delegación en Ávila de Aspaym, que puntualiza que, de ellas, una sufre una discapacidad sensorial. «El resto tiene discapacidades físicas», matiza. Seis de estos once empleados trabajan como ordenanzas en instalaciones deportivas municipales y el resto desarrollan su labor en la central de llamadas de Radiotaxi.
Por su parte, Censenal Ávila, que lleva 17 años trabajando en la capital, cuenta con una plantilla de catorce personas, de las cuales, doce padecen alguna discapacidad. «Hacemos labores de lavandería, transporte, almacenaje y mantenimiento en la Escuela de Policía», nos explica Fernando Peñalba, director de Censenal Ávila.
Laboratores es el séptimo centro especial de empleo de Ávila. Dedicado a la artesanía y los servicios, da trabajo a tres personas con discapacidad.
El listado de ocho centros especiales de empleo se cierra con un recién llegado, el de Faema Empleo. De hecho es tan reciente que todavía no está creado. «Se constituyó hace quince días», nos aclara Inmaculada Pose, gerente de Faema, «y estamos esperando a que salga la subvención para poder contratar a una persona con discapacidad a jornada completa y con contrato indefinido».
Esta persona realizará funciones de operario de serigrafía, limpieza o plancha. «Lo que vaya saliendo», dice Pose, que adelanta que hasta que el centro de empleo esté construido, la entidad compartirá espacio con la asociación. «Esperamos poder ampliar el número de contratos», se despide esperanzada la gerente de Faema.